Si tienes la suerte de tener en casa jardines con piscina sabes que cuidándolos y decorándolos con esmero les sacarás mucho más provecho. Se convertirán en uno de tus espacios favoritos del hogar, ya sea para descansar o para socializar con la familia y amigos.

Las opciones a la hora de personalizarlos son muchas y has de tener claro que lo importante es que vaya acorde a la personalidad de quienes viven en la casa, porque al fin y al cabo son los que los van a disfrutar.

Acorde con tu casa y personalidad

El estilo de la vivienda también se ha de tener en cuenta. Por ejemplo, si es rústica sigue esa tendencia en los jardines con piscina al introducir maderas, que pueden estar tanto en el suelo que rodee el espacio de baño como en otros elementos.

¿La casa tiene acabados en piedra? Aprovecha para crear sendas con grandes rocas en el espacio verde. El hormigón o las baldosas son otros de los materiales más utilizados en espacios exteriores. Recuerda que si los colocas en el borde de la piscina han de ser tratados con antideslizante, para evitar accidentes.

Si pensáis aprovechar el jardín para recibir invitados y disfrutar de veladas una barra de bar os vendrá como anillo al dedo. Y, además, será una pieza importante de la decoración, a la que se puede acompañar de taburetes.

¿Piensas en tus jardines con piscina para bañarte y ponerte moreno? Instala unas cómodas hamacas y asientos. Opta por colores llamativos, que destaquen frente al azul del agua.

La iluminación es otro de los aspectos importantes a la hora de decorar tu jardín. Coloca puntos de luz en sitios estratégicos para crear un ambiente íntimo. Puedes usar desde velas a antorchas o halógenos.

Si tienes un terreno con amplitud las columnas son una solución decorativa interesante para separar distintos ambientes. También la instalación de un cenador con una barbacoa en que cocinar al aire libre y sacar el máximo provecho al jardín.

Si tienes jardines pequeños con piscina no temas. Puedes conseguir una decoración espectacular con independencia del tamaño. Es posible adaptar el estilo que mejor te encaja a cualquier medida.