¿Tienes la suerte de vivir en un ático con terraza? ¿Llevas tiempo dándole vueltas a cómo decorarla y no acabas de decidirte? Sabemos que el abanico de posibilidades es amplio y por eso, como especialistas en el diseño de terrazas en áticos, queremos aprovechar este post para darte algunas ideas.

Ahora que empieza a despuntar el buen tiempo es lógico que las terrazas ganen más protagonismo. Para acondicionar y convertir la tuya en un verdadero oasis de relax dentro de tu propia casa, puedes tomar nota de las siguientes propuestas:

  1. Delimitar correctamente los espacios

Algo clave sobre todo en la decoración de terrazas pequeñas. Si hacemos que un espacio reducido esté bien distribuido, parecerá más grande. Por ejemplo, podemos dividir la terraza del ático en las siguientes secciones:

    • Zona de comedor: colocando por ejemplo con conjunto de sofá, puffs y mesas bajas o sillas.
    • Zona verde: las plantas son fundamentales en la terraza. Darán un toque natural y colorido. Por ejemplo, las plantas trepadoras son una buena opción para la terraza sin tener que sacrificar muchos metros. Si prefieres árboles, mejor que sean de pequeño porte ya que habrá un espacio limitado para las raíces. Además, mejor colocarlos en la periferia para que no entorpezcan el paso.
    • Espacio para almacenaje: ideal por ejemplo para guardar menaje, hamacas o aperos de jardinería. Podemos dedicar una pared entera a este fin y crear de este modo un efecto visual de continuidad.
    • Zona de descanso: aquí podemos colocar sofás, hamacas, tumbonas, pérgolas o sombrillas. Para que sea una auténtica área de relax, lo mejor será apostar por una iluminación suave y tenue. Recuerda que, si eliges muebles de madera natural, tendrán que ser resistentes a las inclemencias del tiempo.
  1. Aprovechar las vistas

    Está claro que las vistas son uno de los puntos fuertes de los áticos. Para potenciarlas, podemos colocar barandillas de cristal para dar la sensación de que no hay límites. Otra gran idea para estos espacios exteriores son los cerramientos acristalados para poder disfrutar de la terraza durante todo el año. Además, entrará más luz natural al interior del ático, reforzando en consecuencia la sensación de amplitud.

  2. Unir interior y exterior

    El tema de la distribución es clave. Por ejemplo, si el acceso a la terraza es a través del dormitorio, mejor no colocar la zona de comida justo al lado, ya que penetrarán los olores en la habitación. Si en cambio el acceso es desde la cocina, colocando al lado la zona de comedor resultará cómodo a la hora de meter y sacar platos, artículos de menaje, etc.